Cinco pasos para novatos de la decoración

8.710.000. Es el número de resultados que ofrece Google cuando alguien busca “decoración de casas“. Es cierto que con internet todos somos un poco más expertos en algo pero igual de cierto es que cuando se es un profano total en un ámbito, seleccionar con cierto criterio cuáles de esos casi 9 millones de resultados son los que tenemos que tener en cuenta es realmente complicado.

También es cierto que los manuales de uso no siempre funcionan y que ideas para decorar puede haber tantas como personas. Pero dejarse aconsejar por los expertos suele ser una buena opción. Nosotros te proponemos seguir estos cinco pasos antes de ponerte manos a la obra.

1. Cuáles son las medidas

Parece obvio pero lo primero es conocer con exactitud qué medidas tiene la habitación de la casa que queremos amueblar. Si existen radiadores, columnas o jácenas que supongan obstáculos y, sobre todo, uno debe ser consciente de lo que realmente cabe en cada espacio.

Estilo rústico

 

2. Qué estilo me gusta

Antes de mirar muebles, debemos elegir el estilo de la habitación. Aquí sí que podemos tirar de internet, de revistas o de escaparates para conocer qué estilos están en tendencia, o, simplemente, saber en qué consiste el estilo vintage o qué es eso de muebles minimalistas o de muebles rústicos. Si queremos un salón moderno, uno más clásico o apostamos por los muebles funcionales.

 

 

3. Utilidad de la habitación

Una vez decidido el estilo con el que queremos decorar la habitación, conviene tener en cuenta para qué se va a utilizar esa estancia. No es lo mismo amueblar un dormitorio de matrimonio que una habitación juvenil en la que, además de dormir, se va a estudiar.

Habitación juvenil

 

4. Elegir los muebles

Ahora que ya sabemos de qué espacio disponemos y qué estilo nos gusta, ya podemos empezar a elegir los muebles. Y es aquí cuando más importante resulta dejarse asesorar por los expertos, sobre todo, si queremos sacar el máximo partido a la estancia. Paso a paso: primero, amueblar; segundo, cortinas o estores; y, por último, lámparas.

 

5. Colores

El pastel ya está hecho -los muebles ya están elegidos- así que, pongámosle la guinda: los colores, tanto de las paredes como de los accesorios decorativos. Los tonos claros dan tranquilidad y los más oscuros, estimulan. Si se trata de la decoración de dormitorios de bebés, optemos por colores fríos y claros que le ayudarán a conciliar el sueño. Si, en cambio, queremos decorar un dormitorio moderno o un salón estilo vintage podemos arriesgar con algún tono más brillante y oscuro, combinado con otros más suaves.

Si con el tiempo te aburres, o los niños ya no son tan niños, y necesitas dar un cambio, puedes estar al tanto de las tendencias y dar un giro a la decoración de casa con apenas un cambio de color o la incorporación de nuevos accesorios.