El color y la luz en tu hogar

El color y la luz, la herramienta definitiva para decorar tu hogar con éxito.

El uso del color y la luz es una de las principales herramientas a la hora de decorar cualquier estancia con éxito. Si bien es sabido que aprovechar la luz natural aportará la calidez que tu hogar necesita, complementarla con luz artificial y unos colores bien elegidos será la clave de conseguir el entorno acogedor que buscas.

Para entender como funcionan la luz y el color, es imprescindible entender que el color de cualquier estancia u objeto es el resultado del nivel de luz que absorbe y refleja. Por tanto, es igual de importante la elección de un color determinado y la del tipo de luz que lo acompaña. El tono final podrá variar totalmente si lo ilumina la luz natural que entra por la ventana, el tono anaranjado de una la luz cálida o el azulado de una luz fría.

Aunque no todos percibimos los colores de la misma manera, basándonos en las reglas generales de la psicología del color, te damos unas sencillas pautas que podrás aplicar a la hora de elegir el color de tus muebles y la decoración en tu hogar:

– Blanco: Amplía los espacios a nivel visual y añade claridad a la estancia con este color que representa la pureza, la paz y la limpieza. Ideal para cualquier estancia e imprescindible para habitaciones pequeñas, como este dormitorio de matrimonio de estilo urban.

– Rosa: El color favorito de Boris por su sensibilidad, delicadeza y amor… Utilízalo como él en el dormitorio principal o sino en la litera rosa de tus princesas.

– Rojo: El más estimulante. Evoca pasión, amor y deseo. Ideal si necesitas una estancia con un extra de energía. Perfecto para los pequeños detalles decorativos o para un mueble que de una nota de personalidad a ese rinconcito como este sofá cama rojo de estilo moderno. Muy utilizado en cocinas, pero cuidado porque el color rojo en esta estancia te abrirá el apetito.

– Naranja: Calidez y alegría son sus principales características. Proporciona estancias dinámicas y fomenta la comunicación. Por ejemplo, elige una silla de oficina naranja para tu sala de reuniones o tu despacho.

– Amarillo: El color del Sol, armonioso y enérgico. Perfecto para cualquier estancia en la que necesites realizar actividades creativas. Utilízalo en la decoración de la zona de trabajo o a la hora de elegir el tapizado de ese sillón donde nacen tus mejores ideas. ¡Échale un vistazo a esta maravillosa mesa de estudio amarilla!

-Verde: Naturaleza, frescura, esperanza… El color de la vida. Ideal para utilizarlo en paredes, textiles o mediante el uso de plantas. Combínalo con tonos blancos y maderas naturales para conseguir una sala llena de vida y frescura. ¿Qué te parece la sutileza del uso del color verde en este mueble de salón natural?

– Azul: Inspira tranquilidad y armonía, por ello es muy utilizado en los dormitorios infantiles. ¡Atrévete! y elige una cama infantil de color azul y combínala con madera. A tu pequeño le encantará.

– Gris: Color neutro con toques de equilibrio y sofisticación. Junto al blanco, el color más utilizado en ambientes de estilo nórdico. Y lo mejor… combina con todo. ¿Qué te parece este dormitorio nórdico con la pared principal pintada en gris?

– Negro: Representa la elegancia. El color de moda utilizado en multitud de elementos del hogar. Atrévete y utilízalo en cocinas, textiles, elementos decorativos, puertas, mobiliario… ¿Por qué no un aparador negro para tu salón?