El top five de los colchones: cómo conseguir un buen descanso

En estas fechas navideñas, nos planteamos nuevos retos para el próximo año. Apuntarse al gimnasio, comer más sano, dormir más horas… En definitiva, intentar llevar una vida saludable. Se trata de un reto complicado ya que, en este caso, la intención no es lo que cuenta.

En nuestro afán de adquirir esos hábitos saludables se suele interponer un gran enemigo: la falta de tiempo. Y, también, la falta de ganas. Y es que nuestros días los acapara el trabajo. Es en él donde más horas pasamos y, ya sea un trabajo físico o más bien de oficina, cuerpo y mente terminan agotados.

Por eso, es fundamental poder tener un descanso reparador durante las horas de sueño. Para dormir bien y que nuestro descanso sea realmente saludable, es necesario elegir bien el colchón. Existen colchones viscolásticos, colchones de muelles ensacados, colchones de látex, colchones de gel… Y también de visco con gel, de gel con látex, de fibra y un largo etcétera de composiciones.

top_five_colchones_REY1

Si estás algo perdido en este asunto, te ofrecemos nuestro top five de colchones para que en este 2016 consigas el descanso que mereces:

  1. La firmeza y el descanso independiente de los colchones de muelles ensacados. Si duermes acompañado y los movimientos de tu pareja te despiertan o te incomodan, pon un colchón de muelles ensacados en tu vida. Tendrás la firmeza justa y, sobre todo, un descanso independiente. Y es que cada muelle se encuentra recogido dentro de un saquito de tela independiente, reduciendo así el roce entre muelles y la sensación de movimiento.
  2. La adaptación máxima de los colchones viscoelásticos. Si nunca has flotado estando fuera del agua es porque no te has tumbado sobre un colchón viscolástico. Por su composición, a base de poliuretano expandido, este tipo de colchones ofrecen una sensación única de ingravidez. Los colchones viscoelásticos tienen una gran capacidad para amoldarse al cuerpo, distribuyendo muy bien la tensión. Además, son los mejores en regular la temperatura.
  3. La flexibilidad de los colchones de látex. Apuesta por un colchón de látex si quieres disfrutar de una sensación acogedora. Los colchones de látex son los más flexibles y los que más recogen el cuerpo, proporcionando esa sensación envolvente.
  4. Entre la firmeza de los muelles y la flexibilidad del látex, colchones de viscolátex.  Consigue el equilibrio perfecto entre firmeza y adaptación con esta variación de los colchones viscoelásticos. Un colchón de viscolátex proporciona el máximo grado de adaptabilidad y los expertos los recomiendan para enfermos crónicos o personas que pasan largos periodos de tiempo tumbados.
  5. La practicidad de los colchones de espuma. Perfectos para camas que se empleen de manera eventual o cuya utilidad no vaya a ser muy prolongada. Por ejemplo, para un dormitorio juvenil. Estos colchones de espuma ofrecen un soporte firme, pero mullido y flexible. Además, las fundas de estos colchones de espuman suelen poderse lavar. Para un buen descanso, opta por un colchón de espuma HR (High Resilience).

Además, antes de elegir un colchón u otro, deberás tener en cuenta el grosor del mismo, si tiene doble acolchado (cara de invierno y cara de verano), si es un colchón antiácaros… En el mercado existen actualmente colchones de todos los tipos. La clave está en elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. Tu cuerpo lo agradecerá.